¿Qué tan lejos está la industria de la belleza de lograr la "sostenibilidad" con el apoyo de la tecnología negra?

Noviembre 30, 2022
Envíe su consulta

El 10 de noviembre, un video titulado "Se están tragando pueblo costero de México, residentes llaman atención por cambio climático" llamó la atención sobre un pueblo costero en Tabasco, un estado en el sur de México, que poco a poco está siendo tragado por el agua del mar.


La mayoría de los residentes aquí se ganan la vida pescando, pero el aumento del nivel del mar está convirtiendo las casas en las que viven en un edificio de casas peligrosas, lo que obliga a los residentes de la ciudad a mudarse de sus hogares y buscar otro alojamiento.


El cambio climático ya está causando graves daños en todo el mundo, especialmente en 2022, cuando los desastres naturales como el derretimiento de los glaciares, los incendios forestales y la ruptura de los ríos sean frecuentes, haciendo sonar la "alarma" para la protección del medio ambiente. Hoy, la importancia de la "sostenibilidad" ecológica ha alcanzado un nuevo nivel en el mundo.


En la industria cosmética, la sostenibilidad siempre ha sido un tema "común". En los últimos años, el desarrollo sostenible ha influido gradualmente en la tendencia principal de desarrollo de la industria desde una dirección aparentemente de "nicho".


La implementación del desarrollo sostenible: la brecha entre el ideal y la realidad

Como una pista de oro de gran consumo, el proceso de producción de cosméticos implica un proceso de cadena de suministro complejo, a menudo acompañado de contaminación ambiental.


Los datos muestran que la industria cosmética produce aproximadamente 120 mil millones de envases cada año, de los cuales solo el 9% de los residuos plásticos pueden reciclarse; Además, los "productos químicos permanentes" utilizados en el proceso de fabricación de cosméticos (nota: conocidos colectivamente como sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS)) son difíciles de descomponer, lo que los convierte en un problema para la eliminación de desechos industriales. Además, los "productos químicos permanentes" utilizados en la fabricación de cosméticos (nota: conocidos colectivamente como sustancias perfluoradas y polifluoroalquiladas (PFAS)) son un tema problemático en la eliminación de desechos industriales debido a la dificultad de descomposición.


Como resultado, la sustentabilidad se ha convertido en un consenso en la industria cosmética, y con la aparición de conceptos como "belleza pura", "vegano" y "cuidado natural de la piel", las empresas de cosméticos están Con el surgimiento de conceptos como "belleza pura", beauty", "vegan" y "natural skin care", las empresas cosméticas están promoviendo la integración de la industria de la belleza con el concepto de sostenibilidad.


Sin embargo, las empresas a menudo se enfrentan a una "brecha entre el ideal y la realidad" al implementar estrategias de sostenibilidad. Todo el mundo persigue la sostenibilidad, pero la implementación de la sostenibilidad todavía está limitada por muchas restricciones.


En primer lugar, los cambios en los patrones de consumo están impulsando el ideal del desarrollo sostenible.


A partir de la idea central, el "desarrollo sostenible" enfatiza el desarrollo coordinado de la economía, la sociedad, la población, los recursos, el medio ambiente, la ciencia y la tecnología, y aboga por un enfoque "amigable con la naturaleza" para lograr un crecimiento económico sostenible. En el proceso de buscar el estado ideal de desarrollo sostenible, la forma de consumo también está cambiando hacia una dirección más verde y saludable.


De hecho, desde la década de 1960, ha habido un auge del "consumismo verde" en el extranjero. La educadora estadounidense Anna Lappe sugirió una vez: "Cada compra que haces es un voto por el mundo que quieres". Esta famosa cita lleva el consumismo verde a un nivel ético superior.


El consumismo verde dirigido por el consumidor, también conocido como "consumo sostenible", se ha convertido en la tendencia del día, guiando la elección de productos de los consumidores. Según un estudio de Unilever, un tercio de los consumidores ahora toman decisiones de compra basadas en el impacto social y ambiental de las marcas.


En segundo lugar, el surgimiento del consumismo verde también plantea mayores desafíos para el diseño y desarrollo de productos. R&Se han adelantado los costes de D y producción de materias primas sostenibles, envases, etc.


Tomando el empaque como ejemplo, la mayoría de las marcas ahora usarán papel reciclado biodegradable, empaques de resina natural o empaques de reemplazo de porciones, principalmente desde aspectos tanto materiales como estructurales para considerar la sostenibilidad del empaque, además de la necesidad de tener también en cuenta la estabilidad química del envase, propiedades físicas, etc.

En comparación con los envases de plástico tradicionales, los materiales de envasado que cumplen con los estándares de sostenibilidad son más caros y existen tecnologías de producción actuales y deficiencias en el rendimiento.


Para formas de empaque como "reciclaje de botellas vacías" y "empaques de reemplazo", también requiere muchos recursos humanos y materiales, lo que es un gasto considerable para las nuevas marcas. Por otro lado, usar la sustentabilidad para interactuar más profundamente con los consumidores y educar al mercado requiere mucho tiempo. (Para obtener más detalles sobre los desafíos de la sostenibilidad, consulte el artículo anterior de Jumei, "Varias marcas emergentes sostenibles emergen en China, ¿se acerca la primavera sostenible?")


Además, la presión del consumismo verde sobre las empresas ha dado lugar a una serie de "productos negativos", como el muy criticado comportamiento de "lavado verde".


A principios de 2021, la Comisión Europea publicó los resultados de una encuesta sobre "lavado verde", que examinó una serie de cuestiones, incluido el uso de "lavado verde" en los cosméticos. A principios de 2021, la Comisión Europea publicó los resultados de una encuesta sobre "lavado verde", examinando un total de 344 casos sospechosos de afirmaciones ecológicas en áreas como la moda, la cosmética y los electrodomésticos.


Entre los muchos casos de "lavado verde" en la industria cosmética, el caso más típico es el de Hyosungin, que ha sido criticado por los consumidores por usar cubiertas de papel sobre botellas de plástico en nombre de la "protección ambiental".


En mayo, la marca de belleza australiana Bondi Sands también fue demandada por publicitar falsamente su protector solar como "amigable con los corales", según el Sydney Morning Herald. Se descubrió que el protector solar de la marca no contenía oxibenzona ni octinoxato, pero usaba otros ingredientes nocivos como avobenzona, alto contenido de salicilato, octinoxato y ocrelizina, por lo que se consideró que se publicitaba falsamente.


En 2021, Toxin Free USA, una organización sin fines de lucro, presentó una demanda contra Covergirl COVERGIRL, alegando que la empresa publicitó falsamente que algunos de sus cosméticos eran seguros y ecológicos, cuando en realidad contenían el carcinógeno PFAS, así como el informe de sostenibilidad de la empresa matriz de la marca, Coty Group, que creían que promovía falsamente iniciativas ambientales y estrategias de seguridad.


Además, algunas de las principales marcas internacionales también han sido cuestionadas por "lavado verde". Por ejemplo, en diciembre de 2021, grupos de consumidores acusaron a Shiseido de publicitar falsamente su marca de cosméticos BareMinerals como "limpia, pura" y "libre de productos químicos agresivos" cuando en realidad contenían PFAS.


Los consumidores exigen que Shiseido lleve a cabo una campaña de información pública para informar a los consumidores sobre PFAS, divulgar completamente PFAS y eliminar PFAS de sus productos, así como buscar daños monetarios en virtud de varios estatutos del estado de Nueva York centrados en la publicidad engañosa y la protección del consumidor.



Recientemente, L'Oreal también ha sido objeto de quejas de los consumidores por presuntas afirmaciones ecológicas falsas. El "Juego de champú Elvive Full Restore 5" de L'Oreal, que afirma usar "botellas de plástico 100% recicladas" sostenibles, ha sido acusado por usuarios extranjeros de usar tapas que no están hechas de materiales reciclables.


Si bien el fenómeno del blanqueo verde se ha prohibido repetidamente, la industria se ha dado cuenta gradualmente de que cómo poner en práctica el concepto sigue siendo un problema que debe resolverse.


¿La IA, la captura de carbono y otras tecnologías traerán una brisa primaveral para la "sostenibilidad"?

Los ingredientes cosméticos sostenibles y las tecnologías innovadoras no solo están más disponibles, sino que también cumplen con las expectativas de todo el mercado. Cada vez más marcas se dan cuenta de que la protección del medio ambiente no es solo un "punto culminante de marketing", sino que debe ponerse en acción.


Afortunadamente, la industria cosmética se está moviendo hacia una era de Industria 4.0 impulsada por la tecnología. Las nuevas tecnologías de áreas como inteligencia artificial y aprendizaje automático (AI/ML), datos y análisis, computación en la nube, realidad aumentada y virtual (AR/VR) e Internet de las cosas (IoT) están avanzando en la tecnología de la belleza.


Industry 4.0 está trayendo tecnologías más inteligentes a la industria al tiempo que proporciona más direcciones de innovación tecnológica para el desarrollo sostenible. Con las empresas multinacionales a la cabeza, a menudo tienen procesos de suministro más integrados en la producción de sus productos, por lo que el concepto de sostenibilidad se extiende a todas las partes de la cadena de suministro, y las marcas internacionales están inyectando innovaciones relacionadas con la sostenibilidad en todos los procesos, incluida la fabricación. , embalaje y gestión de residuos.

Chat
Now

Envíe su consulta